miércoles, 12 de julio de 2017

INVISIBLES

Metidos ya de lleno en el verano, cuando la rutina parece que acaba y tomamos otro ritmo de vida, es precisamente la vida la que nos pone los pies en la tierra y que nos dice que estamos expuestos a cualquier noticia, desgracia o situación para la que no existen vacaciones. Los primeros días de este verano un tanto atípico porque el calor no llega y a día de hoy aún no he pisado la playa, están siendo un poco tristes e incluso macabros en el entorno de A Coruña.

Hoy tuvimos noticia de un accidente de tráfico que se ha llevado por delante la vida de un joven de 16 años y 4 más menores de 20 heridos de gravedad, conocidos en Coruña y que dejan a las familias destrozadas. Mi hijo tiene 16 años y pronto empezará con las salidas nocturnas y probablemente a meterse en el coche de un amigo que puede que en esa inconsciente adolescencia no sepa reaccionar ante una circunstancia de tráfico y ocurra lo peor. La verdad es que no podemos pensar en ello, sí aconsejar y orientar, pero a veces la fatalidad está ahí y te golpea donde más te duele. Un abrazo a las familias que hoy han tenido uno de esos golpes que marcan.

Pero no solo es eso. Hace pocos días ocurrió un suceso que está generando cierto debate en los medios de comunicación y en las redes. Yo había comentado uno completamente igual que sucedió en Rotterdam en 2013


Pero es que no hace falta irse a una gran ciudad porque lo hemos vivido en la nuestra la pasada semana. Una mujer aparece momificada en su apartamento después de 7 años.

Culleredo es un municipio pegado a A Coruña y que muchos de sus núcleos son una prolongación de la ciudad, convirtiéndose en lo que se suele llamar "ciudad dormitorio". De hecho desde mi casa, por ejemplo, llego antes a puntos de Culleredo que al centro de la ciudad o a la Torre de Hércules. El apartamento donde apareció esta mujer está además justo en la frontera, a pocos metros de un conocido hipermercado al que va mucha gente de A Coruña. Sin embargo, no se trata de una "ciudad dormitorio" deshumanizada porque el municipio tiene una parte rural que se acerca a los núcleos de población pegados a la ría para hacer gestiones, compras, etc. Bien es verdad que el edificio donde vivía esta mujer es el típico que puede haber en cualquier barrio de la ciudad, un bloque de una antigüedad de unos 25 años, pegado a una carretera muy transitada y, vaya, conocido por todos.

El caso es que tal y como lo cuenta la noticia, solo hubo preocupación por la desaparición de Rosario (que así se llamaba) cuando dejó de haber dinero en su cuenta bancaria, ya que los pagos del alquiler como de los servicios generales los tenía domiciliados. Pero para más inri su coche estaba aparcado en el garaje acumulando polvo y en estos años NADIE se preocupó por el paradero de esta mujer.

Las declaraciones de los vecinos a mí personalmente me parecen bochornosas. Llegaron incluso a acercarse a la puerta del domicilio un tiempo después de que desapareciese a ver si "había olor" por si había muerto y no olían nada. Y argumentaron que "como era un tanto seca" en el trato, pues no hubo más interés por saber de su paradero. La cuestión es que Rosario cuidaba de su madre que falleció y después ella parece ser que tuvo una importante depresión. Según los cálculos, a los tres meses de morir su madre, falleció en el domicilio de muerte natural. Y de ahí se llegó a la macabra noticia de estos días... 7 años después.

Al margen de lo sorprendente de la noticia, a mí lo que me ha hervido la sangre para escribir el post es reflexionar en qué nos estamos convirtiendo como sociedad, individualista y deshumanizada. Mucha gente alega que ni de lejos quisieran vivir en un bloque de vecinos donde todo el mundo te observa o está pendiente de ti. Sin embargo, en una sociedad de fuerte influencia rural como es la gallega y a pesar de existir estas "ciudades dormitorios", aquí seguimos siendo de patio de vecinos y viendo estos casos, bienvenidos sean. La última de las crónicas con este caso es que no apareció NADIE que reclamase conocer a Rosario, ni familia, ni amigos, ni compañeros de trabajo. Repito, NADIE. Pero es que esa soledad se llevó a tal extremo que fue incinerada en el cementerio de A Coruña y sus cenizas esparcidas en el propio césped del mismo... ¿De verdad ni una simple flor en algún lugar donde quedasen depositadas esas cenizas? Con todo esto quiero decir que podría efectivamente haber desaparecido que NADIE se hubiese dado cuenta.

¿Cómo es posible? Hay infinidad de organismos que nos tienen "fichados". ¿Qué pasó con la Agencia Tributaria? ¿Compañías de servicios? ¿Xunta de Galicia, Ayuntamiento, ITV, renovación del DNI...?
Y la gran duda: ¿cuántas personas MUERTAS pueden estar en sus domicilios en España sin que NADIE sea consciente de ello? ¿Es que nuestra existencia solo depende de una cuenta corriente?

Y ahora viene la segunda parte. Realmente desaparecemos físicamente del mundo, pero no económica ni nominalmente. Es decir, 7 años sin que NADIE se preocupe por nosotros y después de desaparecer hay que "liquidar" los bienes de la persona fallecida que imagino pasarán a pertenecer al Estado. Se comentó en las noticias que Rosario estaba divorciada. ¿Ni su ex-pareja en un momento así, al margen de que hubiese rencores o un divorcio traumático podría decir "yo me hago cargo"? Sinceramente me parece vergonzoso que tanto los vecinos como las instituciones no puedan hacer algo más. Sobre todo cuando uno de los vecinos denunció su desaparición cuando ya no se pagaba el alquiler y en 24 horas la Guardia Civil pudo entrar al piso y encontrarse lo que se encontró: una momia.

Si publican algo más de este caso, lo seguiré porque esta historia espero que no quede en el olvido como "la mujer que se momificó", sino que Rosario tenga una historia. Y es terrible que haya gente que tenga más interés por sus mascotas que por la vecina que no ven desde hace tiempo, ayer veía a un "mini-perro" vestido con un trajecito de diseño y no pude más que acordarme de Rosario porque mi hija me dijo "¡qué mono!". Yo le contesté que no, que primero debemos ocuparnos e interesarnos por los que tenemos a nuestro lado para que no se vuelvan invisibles y estar alerta para que no haya más "Rosarios". Descanse En Paz.






martes, 4 de julio de 2017

DEL POSTUREO AL "CHONISMO"

Ayer asistí a una gala de final de curso de una academia de baile. Mi hija actuaba en uno de los números y llevaba todo el curso preparando el número que hizo con sus compañeras, junto con otros números de otros alumnos y alumnas, niños y mayores. Era la primera gala de fin de curso de esta academia, surgida de la unión de otras y que tiene una matrícula de unos 350 alumnos. No está nada mal.

El claustro de profesores es un conjunto de personas con una preparación acorde a sus funciones, gente joven y motivada por el baile de todos los estilos, especialmente el moderno. Durante la gala, de casi 30 números, pudimos pasar desde el ballet clásico hasta el hip-hop pasando por bailes latinos, el flamenco o danzas orientales. A mi modo de ver, un poco de "batiburrillo" entre tanto estilo pero para ser la primera vez digamos que han superado el reto, poco que objetar.

Pero me he animado a escribir porque una de las cosas que más nos caracteriza a los españoles es esa hipocresía social donde el postureo es un deporte nacional pero que sin saber llevarlo puede degenerar en el "chonismo" más cateto, desvergonzado y maleducado, cosa que ayer pude comprobar durante las casi dos horas y media de duración del evento.

La gala se desarrolló en el Palacio de la Ópera de A Coruña, un recinto con una acústica muy buena, sede de la Orquesta Sinfónica de Galicia. Dicho sea de paso, el recinto es municipal, imagino que en concesión a una empresa para mantenimiento, porque desde luego a alguna parte del mismo le hace falta un buen repaso, sobre todo a las butacas que ya tienen agujeros en su acolchado y las telas desprendidas. La imagen desde luego es poco digna para un Palacio de la Ópera que se precie.

A Coruña es una ciudad con una gran tradición lírica, de ahí que hace ya unos 25 años se construyó este imponente recinto. Por él no solo han pasado las grandes figuras del bel canto, sino también orquestas de fama mundial y cantantes de todo tipo que han realizado sus conciertos en el Palacio. También se utiliza el recinto para conciertos didácticos de escolares y para otro tipo de eventos como el que se celebró ayer. Y siendo A Coruña una urbe donde el postureo debería ser considerado Patrimonio Inmaterial, ya que es sabido por muchos que "lo importante es que te vean aunque no tengas posibles" pues una gala como la de ayer era el marco idóneo para que los individuos y las individuas de este deporte autóctono luzcan sus mejores galas y pedrería, aunque luego devuelvan el traje a El Corte Inglés porque lo llevan con la etiqueta. Gente con un estilo de vida incardinado en la ciudad, de ambientes de pseudo-élite, niños y niñas de colegio privado o concertado (si es religioso, da más puntos en la escala de postureo) y una vida de apariencia con coches fastuosos y actividades lúdicas de gran inversión aunque luego debas dinero en la tienda o el supermercado del barrio por meses (es así, no exagero).

Bien llevado, el postureo es todo un estilo de vida, educado, en cierta medida glamuroso y con cierta posibilidad de ascenso social. Lo malo es cuando estos individuos se creen que simplemente con "tener" o disfrutar por una horas de estas situaciones de cierta exclusividda ya tienen el camino abierto para hacer lo que les venga en gana y acaben rayando la mala educación, como ayer pudimos comprobar sobre todo en la segunda parte de la gala.

Es ahí cuando esta gente de apariencia falsa demuestran que, (como dice el refrán, "aunque la mona se vista de seda, mona se queda"), su educación deja mucho que desear y en realidad son un claro ejemplo de "chonismo" barriobajero al más puro estilo "Mujeres y hombre y viceversa". Como os decía, en la segunda parte de la gala hubo entre el público energúmenos que, después de la presentación de cada número, empezaban a gritar frases al estilo de "¡Ánimo, Nereaaa!", "Vamos, Lucíaaaa", por citar solo unos nombres, en medio del anonimato que da la oscuridad, con silbidos chabacanos e incluso algún grito del tipo "Venga, cachondaaaaa" (verídico) al salir unas mujeres vestidas con prendas cortas para un baile latino de parejas. Sinceramente, vergüenza ajena. Llegó a tal punto la arenga individual en cada número que ya hartos de oirlos en una de esas presentaciones otra voz esta vez más cuerda que todos ellos llegó a espetar un "¡Ánimo todaaas!" después de oir los respectivos gritos con nombres como Vanessa, Patri o lo que fuera. Sinceramente, para sacarlos del local por dos guardias de seguridad y no dejarles entrar de nuevo en 25 años porque desde luego fue bochornoso.

Todo esto entremezclado por supuesto con fotos y vídeos con flash (a pesar que al inicio de la gala una voz en "off" advirtió de poner los móviles en silencio y no utilizar el flash) desde los móviles de última generación, llegando al extremo de ver como en la fila de atrás a donde yo estaba sentado dos mujeres se pusieron a ver uno de los vídeos que habían grabado a todo volumen cuando la misma voz en off presentaba para toda la sala el siguiente número. En fin, educación y cultura, poca, a pesar del postureo.

Por desgracia, hay mucho que educar. Y cada día se nota más ese empoderamiento que da tener un poco de dinero para comprar lo último en moda, tecnología, automoción o deporte pero nada de cultura. Vivimos cada vez más en el "primero yo, luego yo y para terminar yo", entendiendo como "yo" lo que es "mi mundo, el de mi hija/hijo que baila hoy y pago una entrada para grabarla y que sea feliz". El caso es que ayer bailaban 350 hijos e hijas y viéndolos estábamos 350 padres, 350 madres, abuelos, abuelas, hermanos y hermanas, etc. Es decir, una COMUNIDAD de personas que se supone compartimos un vínculo que es que nuestros hijos e hijas tengan una formación artística en danza. Pero no. Tuve la triste impresión de que lo que menos importaba ayer era eso precisamente, el ARTE de BAILAR, la emoción de hacer algo en grupo y que salga bien porque aunque pasen siglos, A Coruña seguirá siendo una ciudad líder mundial en postureo tendente ya al más cutre "chonismo". ¡Qué pena!



domingo, 25 de junio de 2017

50 AÑOS DEL BARRIO DE LAS FLORES

Es mi barrio. El lugar donde me crié y en donde viví hasta los 21 años que aprobé la oposición y empecé a trabajar como profe. Este año cumple 50 años de sus primeros moradores, un barrio que fue creado como un lugar no solo de vivienda sino de esparcimiento y con una concepción bastante avanzada para aquellos años 60 de la dictadura. Las primeras viviendas fueron entregadas por el dictador Franco en un acto que llegó a salir en el NO-DO y desde entonces el barrio ha tenido su peculiar idiosincracia y podríamos decir que hasta sus propias leyes no escritas.



Es un barrio de viviendas sociales, eminentemente obrero donde viví momentos entrañables. Un barrio en el que todavía persiste esa unión de vecindario de la que todos fuimos partícipes en nuestra infancia. Mi barrio es un privilegio para una ciudad como A Coruña. Prácticamente no hay tráfico interior y sí muchos espacios verdes, plazas de juego sin coches que en mi infancia aprovechábamos para jugar a todo tipo de entretenimientos. En estas fechas las hogueras de San Juan eran la envidia de muchos otros barrios de la ciudad porque teníamos espacio de sobra para hacerlas sin ser un peligro y todas las pandillas de los distintos bloques competíamos entre nosotros para conseguir la hoguera más grande. Nos juntábamos decenas de chavales que durante semanas carretábamos madera desde sitios bastante alejados, los vecinos tiraban muebles viejos, asábamos sardinas en metálicos de colchones y era una auténtica fiesta todo. Y aquí estamos, vivos y con buena salud.

Tendría para escribir miles de momentos de esas fechas, de hace 30 o 40 años, que darían como mínimo para otro blog específico porque este Barrio es uno de los que tiene más sentimiento de pertenencia de sus vecinos dentro de la ciudad, a pesar de ser un barrio de acogida de la época del desarrollismo. Su peculiar estructura y sus límites claros contribuyen a ello, porque está completamente rodeado por una ronda compuesta de varios tramos de diferentes avenidas, como podéis ver aquí.



Mi barrio tiene además edificios con construcciones muy peculiares. Unos bloques que dan a la avenida situada en la parte derecha del plano son ejemplos arquitectónicos que se podrían incluir en el Patrimonio de edificios singulares porque llegaron a ganar premios por su diseño en certámenes internacionales. La "Unidad Vecinal nº 3" de José Antonio Corrales es arquitectónicamente hablando un gran ejemplo y toda una innovación para aquellos tiempos. Yo entré alguna vez en sus viviendas y de verdad que llaman la atención por su estructura, paredes móviles, conexión entre los bloques, usos comunes, etc.



Bueno, hablar de mi barrio da para mucho y hay cientos de páginas en Internet sobre ello, grupos de facebook, blogs, etc. La cuestión es que hoy salió en el periódico principal de Galicia un artículo hablando de la dejadez del gobierno municipal de A Coruña en su mantenimiento.




Y yo lo corroboro porque justo al lado de esa foto está el bloque donde yo me crié y viven mis padres. La nombrada Plaza de los Fresnos (otra peculiaridad de este barrio es que las calles tienen nombres de flores y las plazas de árboles) la conocemos tradicionalmente por la "Plazoleta del Oza Juvenil", que es un equipo de fútbol local que tiene justo el local social en los bajos del portal de mis padres. Es curioso porque cuando veniamos en taxi a casa siempre decíamos esa dirección, usando la peculiar palabra "plazoleta", porque para todos es más fácil expresarse así que por el nombre de las calles, que vuelve locos a carteros, repartidores, taxistas y demás ya que el barrio no tiene calles como tal, sino una estructura organizada en bloques numerados desde el 1 al 56 (el nuestro). os aseguro que ni yo mismo soy capaz de situar los 56 bloques correctamente porque en esa concepción vanguardista que supuso la construcción del barrio también había bloques exclusivamente dedicados a locales comerciales que en los primeros años daban mucha vida al barrio pero hoy en día están prácticamente sin actividad comercial. Una anécdota: mi madre compraba en una carnicería situada en uno de esos locales y tenía muy buena relación con Rosario, su propietaria. Con el tiempo me comentó mi madre que esa mujer era la madre de la conocida y ya fallecida Rosalía Mera, ex-mujer de Amancio Ortega y una mujer emprendedora que llegó a ser de las de más fortuna de España no sólo por su participación en Inditex sino también por sus propias empresas. 

Volviendo al tema de la noticia, lo cierto es que el barrio fue objeto de diversas reformas internas llevadas a cabo, sobre todo, durante la etapa socialista que gobernó A Coruña durante 28 años, con Francisco Vázquez y Javier Losada como alcaldes. Recuerdo la inauguración del polideportivo por parte del primero de ellos en los años 80 y recuerdo también hablar con Losada delante de la plaza de mi bloque cuando se estaba reformando, atendiendo a las inquietudes de los vecinos y apuntando sus sugerencias, ya por entonces reclamando accesibilidad a los portales de los edificios porque la población estaba envejeciendo, además se acercó a mi madre que venía de comprar y fue muy amable con ella, mucho antes de estar yo vinculado al PSOE local; lo cierto es que las obras se hicieron y muchos espacios interiores no son ni de lejos lo que eran hace 20 o 30 años.

Pero ahora, a punto de cumplirse los 50 años de su inauguración, se lleva reclamando una ARI (Área de Rehabilitación Integral) que no llega y muchas competencias municipales como limpieza dejan mucho que desear, que es de lo que trata la noticia. Yo mismo fotografié el año pasado una rata entre la maleza de la ya citada "plazoleta" donde hay bastantes plazas de aparcamiento e incluso recibí la propuesta de un periodista local de hacerlo público con una entrevista. Lo cierto es que notifiqué al Concello la situación de suciedad y dejadez y en pocos días vinieron a limpiar, pero después de casi un año volvemos a lo mismo. Aquí os dejo dos fotos sacadas hace un par de semanas y que apoyan lo publicado en la noticia anterior




La verdad es que este barrio es peculiar dentro de la ciudad y el que antaño quedaba un poco alejado del centro y tuvo ciertos problemas de delincuencia, hoy es un oasis verde y remanso de paz en A Coruña, envidiado por muchos por tener muy cerca servicios administrativos, mercado, colegios, las vías de salida de la ciudad y mucha zona verde. Pero todo esto hay que mantenerlo y hacerlo viable, cuidando sobre todo esas zonas verdes y favoreciendo la movilidad y accesibilidad de sus vecinos, como he dicho en su mayor parte ahora personas mayores. Hace unos tres años un grupo de jóvenes se propusieron hacer "renacer" el barrio con iniciativas como el "Mercado das Flores" pero no hubo un posterior apoyo por parte de los gobiernos locales, primero del Partido Popular y ahora de Marea Atlántica. A ver si con el 50 aniversario las autoridades empiezan a ponerse las pilas, aunque ahora es urgente la limpieza de la maleza ante la llegada del calor y del verano, sobre todo para que no nos invadan los simpáticos "roedores" que no son bienvenidos por aquí.

Mientras, aquí estaré para seguir denunciando su deterioro y para reivindicar la memoria colectiva de varias generaciones que aquí nos criamos y por un barrio por el que seguimos teniendo un vínculo muy especial.







martes, 20 de junio de 2017

DE NUEVO, PORTUGAL, CON TRISTEZA

En un mes se pasó de la euforia a la tristeza mas infinita. Portugal de nuevo es portada pero esta vez por algo trágico. El pasado sábado un incendio con las características de "explosión ígnea" provoca la muerte de 64 personas, la mayor parte de ellas en una carretera por la que pretendían huir y se convirtió en una trampa mortal. Y el fuego, tres días después, sigue y puede seguir dando disgustos. Esta vez no ha sido un atentado, no ha sido algo provocado, sino de nuevo la naturaleza que no deja de tener su lado más aterrador provocando tanta muerte y destrucción.

Las imágenes que hemos visto estos días utilizando incluso nuevas tecnologías como una cámara en un dron son espeluznantes. Los coches calcinados, con las ruedas enterradas en ceniza en la carretera mortal, encogen el alma. Familias enteras murieron en sus coches y nuestros vecinos están viviendo aún esa pesadilla con una resignación admirable. Una de las características del pueblo portugués es su humildad y su vivir en un estado de cautela y "saudade" permanente ante lo que les da la vida, ese sentir que tan bien recoge la música de los fados, ese hado desgarrador que siempre está en sus vidas. Y siendo gallego su dolor es también el nuestro. Porque España nunca fue justa ni generosa con Portugal, pero Galicia sí. Siempre hubo mucho desprecio a "los portugueses" pero para un gallego es un pueblo hermano, con el que nos sentimos más identificados que con un andaluz, sinceramente. El otro día comentaba a un compañero de partido que yo me siento más unido a Portugal no por ser español, sino por ser gallego y esa unión es más fuerte que la que podamos tener con un habitante de cualquier otra región española, un valenciano o un extremeño, por ejemplo.

No hay respuestas ante algo que es natural pero claro, los supervivientes buscan ahora responsables de lo sucedido. Salen a la luz comentarios de que los bomberos no llegaron a tiempo, que no había agua suficiente, que los tuvieron aislados... ¿y qué se puede hacer? Tal y como han contado los hechos el fuego fue provocado por un rayo que prendió en un árbol seco. Debido a las altas temperaturas de los últimos días la propagación fue como una bomba y unos vientos que cambiaron de dirección de la forma más inesperada produjeron el cóctel mortal. Y desconsuela ver a mujeres supervivientes, de zonas rurales, decir en voz alta ante las cámaras "isto foi coisa de Deus" con una letanía propia de cualquier sentimiento religioso. 

Galicia está ayudando a Portugal en esta nueva desgracia; España también. Pero el dolor tardará en mitigarse. Mientras, surgen héroes y heroínas, como la chica que salvó a su familia metiéndolos en un tanque de agua sumergidos hasta que pasaron las llamas por encima de ellos; y los bomberos portugueses, que tienen una característica peculiar, son voluntarios que participan en la extinción de incendios y por lo que me han dicho su formación es muy básica y ante un fuego de estas dimensiones sus recursos para atacarlo son limitados. La imagen viral que da la vuelta al mundo es la de su descanso en cualquier sitio tumbados y durmiendo extenuados.


Así que alerta también por aquí. Estamos viviendo estos días previos al verano con un calor inusual para estas fechas. Pasar de 30º en Coruña es algo extraordinario, con un calor pegajoso y extenuante. En los colegios los niños no aguantan estas temperaturas para trabajar y no quiero ni imaginarme como será en lugares como Badajoz o Córdoba. Y dicen que continuará y que el verano será de nuevo asfixiante. Y como somos en cierta manera muy poco cuidadosos con nuestros montes, pues esperemos que tengamos una estación con pocos incendios, aunque todos sabemos que aquí la mayoría son provocados por intereses oscuros y para beneficio de unos pocos.

Solo deseo que Portugal vuelva al camino de la alegría y del éxito, están demostrando mejor que otros países cómo salir de una crisis que los hundió dentro de la UE, con una alianza de izquierdas, combatiendo la corrupción y avanzando desde este extremo de Europa. Y en 2018 tiene una cita importante celebrando Eurovisión que colocará al país en el punto de mira de todos, un examen no oficial de su capacidad de gestión y organización. Desde Galicia estamos siempre con Portugal muy presente y deseando ese progreso porque siempre mejorará nuestra relación económica, social, cultural y afectiva. 


viernes, 9 de junio de 2017

LAS DONACIONES DE AMANCIO ORTEGA

Lo más debatido hoy en las redes sociales e informativos ha sido la noticia de que una de las personas más ricas del mundo, el gallego Amancio Ortega, fundador y propietario mayoritario de la multinacional INDITEX ("por 25 pesetas, dígannos empresas comerciales cuya matriz sea Inditex. Un, dos, tres, responda otra vez"), ha donado 320 millones a la Sanidad Pública para comprar equipos de radiodiagnóstico para combatir el cáncer.

Al instante empiezan las redes sociales a arder con todo tipo de comentarios, a favor y en contra. Y yo me postulo, de entrada, a favor, aunque haya gente en las redes que me ponga "a caldo" porque lo que ven aquí es simplemente una operación de marketing del sr. Ortega, empresario que, por otra parte, da trabajo a miles de familias en el área metropolitana de A Coruña.

Me indigna la inquina que muestran algunos en contra de esta medida. Y puede que tengan razón, desde luego hay argumentos que plantean con mucho tino. El principal es que la Sanidad pública debe financiarse con los impuestos de los contribuyentes y no con donaciones que probablemente tengan un cierto halo de "caridad", aparte de suponer un encumbramiento de la figura de Amancio Ortega. Por cierto, me gustaria recordar que este hombre siempre se caracterizó por su discreción en los medios de comunicación, yo creo que nunca lo vi en una entrevista y todo el mundo sabe en A Coruña y su entorno que lo que tiene se lo ha trabajado desde joven, llegando incluso a aparecer por alguna de sus tiendas en horario laboral y sin previo aviso para hablar con sus empleados y comentar incidencias del día a día. Básicamente, humildad.

El argumento principal en contra de su donación lo podéis leer aquí

Ahora pasemos a la parte práctica del asunto. Es cierto que las políticas neoliberales están desmantelando los servicios públicos en especial la Sanidad. Hace poco asistí a una charla de la Plataforma Pola Defensa da Sanidade Pública en la que sus ponentes expusieron claramente que nuestro sistema sanitario no les compensa a las grandes compañías porque no pueden sacar tajada. Y pusieron ejemplos de lo que cuesta, por ejemplo, una operación de apendicitis en España, en Estados Unidos o en Holanda. llegando a haber diferencias de 10 veces más el coste en EE. UU. También de cómo en los últimos años la visibilidad y publicidad de las empresas de seguros médicos privados es más evidente, amparadas por la campaña de aniquilación que el gobierno del Partido Popular lleva a cabo contra la Sanidad pública y que se centra en reducción de personal, cierre de camas en verano, listas de espera más largas, etc. Y es bastante creíble lo que los profesionales dicen, que no es cuestión de materiales, sino de que tienen unas jornadas de trabajo demoledoras, con reducciones de productos consumibles y con una externalización de servicios intolerable. La situación, desde luego, está mal porque ya se han encargado de ponerla mal quienes gobiernan desde hace unos años. Pero llega el sr. Ortega, hace esta donación y lo que estaba estancado o en deterioro, se renueva. Desde luego el momento es más que oportuno y probablemente él no lo haga simplemente por ser un buen filántropo, sino también porque sacará un beneficio de ello, no necesariamente económico, que también es posible.

Pero la consecuencia práctica es que si en un hospital hay una lista de espera de un mes porque solo funciona un aparato radiológico, con la instalación de otro más la reduciríamos a la mitad. Sé que este argumento es muy simplista, pero al enfermo que está en esa lista no creo que le importe el origen del aparato que le hace el diagnóstico, venga de D. Amancio o de nuestros impuestos. Y no le deseo ningún mal a nadie, pero me gustaría saber la reacción de los que tanto critican al empresario si se vieran en la tesitura de tener a un familiar, conocido o ellos mismos en esa lista de espera, ¿preguntarían si el equipo que les hace la prueba es de la donación de Amancio Ortega y, en caso de serlo como son tan coherentes, dirían que NO los diagnostiquen? Han llegado a acusarme de demagogo por defender la labor altruista del dueño de Zara, pero la cuestión es que si informatiza todo el colegio de Arteixo hace unos cuantos años ya, está mal hecho; si construye una residencia para la Fundación Padre Rubinos de acogida a transeúntes, también está mal hecho; si se instalan en la ciudad de A Coruña contenedores para donar ropa usada destinada a esta fundación, también es criticable; y si dona 320 millones para luchar contra el cáncer, más criticable aún.

Así pues, que cada uno saque sus consecuencias. Algunas asociaciones de profesionales médicos han hecho públicos escritos criticando esa donación, pero las redes se han llenado también de comentarios que en algunos casos ya son virales. Me quedo con el que os pongo aquí y por el momento solo me queda decir, GRACIAS, sr. ORTEGA.



viernes, 19 de mayo de 2017

EL SUEÑO SE HA CUMPLIDO

Noche del pasado sábado 13 de mayo. 6 amigos y amigas en el salón de una casa ante una pantalla de televisión viendo lo que esperábamos desde hace nada más y nada menos que 53 años. ¡Y eso que ninguno de nosotros había nacido! Había muchas esperanzas porque las crónicas que llegaban desde Kiev y apuestas que veíamos en Internet eran totalmente positivas. Y cuando empezamos a oir constantemente el mítico "twelve points" con el nombre de PORTUGAL delante el salón irrumpía en aplausos, vivas, hurras y brazos en señal de fuerza y victoria.

Porque si hay una región no portuguesa a la que el triunfo de la representación lusa en Eurovisión le enorgullece y llega a sentirlo casi suyo, esa sin duda es Galicia. Además, cuando la representación española era tan soberanamente mala que desde hacía semanas muchos seguidores españoles (y gallegos, evidentemente) nos sentíamos más representados por Portugal y su canción que por el truño de España.

Y es que sí, Portugal lo ha logrado. Por primera vez en su historia, después de debutar en 1964, de quedar últimos varias veces, de no haber sobrepasado nunca un 6º puesto ni llegar a 100 puntos, el pasado sábado la canción de Salvador Sobral (desde ya una estrella) "Amar pelos dois" alcanzaba la vertiginosa cifra de 758 puntos y la primera victoria de nuestros vecinos en Eurovisión. Era el único país de los llamados "clásicos" que nunca había ganado y por decirlo de alguna manera, la "cenicienta" que nunca encontraba su zapato en el certamen. Y escuchar la canción, cantada íntegramente en portugués, con la interpretación de Salvador, sin fuegos artificiales ni bailes esperpénticos, solo él, su voz y su sentimiento, llevó a Portugal al limbo.



¿Qué significa este triunfo para Portugal? Pues en estos momentos muchas cosas. Nuestros vecinos, agobiados por la crisis más que en cualquier país de Europa, en este extremo de Europa tantas veces olvidados, y con esa sensación perpetua de "saudade" que solo entendemos aquí, son ahora el ejemplo a seguir. Durante el domingo y algunos días más de esta semana he seguido retransmisiones de la RTP (Radio Televisión Portuguesa) sobre esta hazaña, la llegada de Salvador y su hermana Luísa de vuelta a Lisboa, declaraciones de él, especiales... El país está tan orgulloso como si hubiesen ganado el Mundial de Fútbol o una competición de calado internacional, que en el fondo sí lo han hecho porque, que todos los países de Europa hayan puesto a Portugal entre las canciones favoritas y haya conseguido la victoria es el reconocimiento explícito de calidad y aplauso a la representación de este país y, por analogía, al país entero.

Portugal se ha puesto en el mapa de Europa por algo positivo y no por problemas económicos, por corrupción, por tragedias, etc. Y esto durará un año por lo menos, hasta que en 2018 Lisboa organice la 63ª edición del Festival, al que por supuesto acudiremos oleadas de seguidores españoles.

Pero lo que más me ha sorprendido como ciudadano de esta región del extremo europeo llamada Galicia, con "lingua de seu" es que no he conocido a nadie, y recalco, A NADIE, que no se haya sentido identificado aquí con la victoria de Portugal. Galicia y Portugal siempre han estado muy unidos, de hecho tener lenguas con raíz común y que fueron un único idioma allá por la Edad Media es una de las características básicas de ese hermanamiento e identidad comunes. Particularmente he visitado Portugal incontables veces, si no recuerdo mal la primera allá por 1985. Conozco Lisboa, Porto, Faro, Coimbra, Guimarães, Setúbal, Póvoa de Varzim y otras localidades más pequeñitas pero cercanas a Galicia como Valença do Minho, Monção, Vilanova da Cerveira. Y para un gallego estar en Portugal es estar como en casa, en algunos aspectos mucho más cercano que ir a otros lugares de España. Tenemos muchas tradiciones comunes, nos sentimos muy identificados con esa "saudade" tan nostálgica e intimista de la música de los fados, tenemos un patrimonio cultural común en muchos aspectos y, en definitiva, ese triunfo portugués es también un poco nuestro, sin lógicamente haber participado ni lo más mínimo en él... bueno sí, votando masivamente por la canción portuguesa el pasado sábado y también en la semifinal del martes.

Así pues viviremos un año muy intenso a la espera de Lisboa 2018. Las reservas de hoteles para los fines de semana de mayo han volado y cualquier noticia que nos llega de nuestros hermanos o de la actividad musical de Salvador nos alegra y la sentimos como nuestra. Y como efecto colateral podemos reprocharle a TVE su desidia, sus mentiras y desarticular sus argumentos con respecto al Festival de Eurovisión: ni se votan siempre los vecinos (Portugal solo nos tiene a nosotros), ni solo ganan canciones en inglés, ni es necesaria una inversión astronómica en puestas en escenas. Solo se necesita una buena canción, un buen intérprete y sobre todo INTERÉS por ganar, cosa que TVE no tiene, por mucho que cada año digan en programas previos. A ver si con esta victoria toman nota. 

Celebrar Eurovisión en Portugal será una oportunidad única para mostrar el país al mundo y para recibir una cantidad ingente de turistas que dejarán muchos beneficios no solo en la capital sino en otras ciudades del país. Eurovisión solo genera beneficios si se sabe gestionar bien y en eso los portugueses no van a desaprovechar la ocasión, ya han demostrado otras veces que eventos de este tipo les son muy rentables (véase EXPO 98 en Lisboa o Eurocopa de 2004).

Así que... ¡¡¡PARABÉNS PORTUGAL!!! Nos veremos en Lisboa en mayo de 2018, si no hay inconvenientes que nos lo impidan.


jueves, 4 de mayo de 2017

YA LLEGA, YA LLEGA...¡¡¡EUROVISIÓN!!!

Otro año más. Y van 7 que comento el Festival de canciones más importante del mundo. Desde que en 2011, año especial para mí en lo que se refiere a este evento (podéis leerlo aquí y en otros post de la época), es ya una tradición comentar en el blog la edición de cada año. Y vamos ya por la 62ª, que este año nos lleva por tierras de Ucrania, concretamente a Kiev, su capital, que acoge las galas por segunda vez en su historia.

Una edición difícil, marcada por muchas polémicas y que en las últimas semanas ha traído de cabeza a los responsables de la Unión Europea de Radiodifusión (UER) por el enfrentamiento no solo político sino también bélico en la zona este del país entre Rusia y Ucrania. Por desgracia, las tensiones entre los dos países se han trasladado al festival y el gobierno de Ucrania prohibió la entrada en el país de la representante rusa por haber apoyado la incorporación de la peninsula de Crimea a Rusia en 2014. Pero los rusos fueron muy listos quedando como víctimas de esta situación cuando lo que hicieron fue provocar bastante durante todo el año por el despecho ante la victoria ucraniana en 2016 frente a su estrella Sergey Lazarev, quedando éste 3º por detrás de Australia. Además, los rusos quisieron enviar a una intérprete disfuncional, Yulia Samoylova, para que en caso de veto los ucranianos quedasen más en evidencia, pero éstos fueron tajantes y ni con la intervención de los responsables de la UER de permitir que no acudiese a Kiev y actuase desde un plató de la televisión estatal rusa dieron el brazo a torcer. Así las cosas, Rusia acabó retirándose del certamen hace unas pocas semanas amenazando incluso con no acudir en otras ediciones. Es su primera ausencia desde el año 2000 y se notará en el reparto de votos final por el peso que este país tiene entre sus antiguos países satélites.

Polémicas aparte, la edición de este año se caracteriza por ser de bastantes baladas. No hay grandes novedades en cuanto a los estilos musicales y por zonas geográficas las canciones suelen seguir sus cánones. Para mí hay una clara favorita a ganar y estoy convencido que así será, pero ya sabemos que Eurovisión es una caja de sorpresas y con el cambio de sistema de votación el año pasado que le dio el triunfo a Ucrania todo puede pasar. Además los directos a veces difieren bastante de los que llevamos oyendo varios meses desde que se escogió la primera canción allá por diciembre y que tradicionalmente corresponde a Albania, por lo que eso hace que la intriga y la emoción duren hasta el último minuto de programa.

Ante todo diré que para mí este año ESPAÑA no participa. Después del "tongo" que vivimos con la elección del representante español en una gala llamada "Objetivo Eurovisión" allá por febrero y que debido a la repercusión que tuvo semejante fraude llegó incluso hasta el Parlamento para esclarecer los hechos, mi desprecio hacia los responsables de esa elección, los directivos de RTVE y en consecuencia a nuestro representante, es total. De todos es sabido que todo el proceso llevado a cabo por RTVE es un paripé, que no les interesa ganar por no tener que celebrarlo al año siguiente y que para muchos altos cargos estos días de mayo suponen unas vacaciones pagadas por todos en la ciudad de Europa que alberga el Festival, sin importarles NADA quien represente a nuestro país y la calidad de la canción. Así que, bye España, hasta 2018.

Por suerte hacia el Oeste tenemos un país maravilloso que ha tenido muy mala suerte en Eurovisión. PORTUGAL nunca ha pasado de un sexto puesto, siendo un país que ha llevado canciones extraordinarias que a los gallegos nos "entran" más por aquello de la afinidad lingüística y cultural pero en Europa no son apreciadas. Sin embargo, este año nuestros vecinos podrían sorprender y llevarse su primer triunfo con una de las canciones más bellas de toda la historia del Festival, por supuesto cantada en portugués con una sensibilidad enternecedora. Su cantante, Salvador Sobral, es un joven intérprete que ganó la preselección en su país, el tradicional Festival da Canção, a pesar de padecer una enfermedad complicada y de tener problemas graves tanto físicos como psíquicos. Sabemos que Salvador está a la espera de un transplante de corazón y que llegará a Kiev solo para las galas, haciendo los ensayos previos su hermana, compositora de la canción.

¿Y qué decir de esta balada? Pues hay que oirla y sentirla, y si los jurados y el público logran enamorarse de esta melodía y de la interpretación de Salvador, en 2018 estaré contándoos todo esto desde Lisboa. Os dejo aquí el vídeo de "Amar pelos dois" para que opinéis y juzguéis. Por cierto, supongo que será fácilmente entendible, pero si no es así pedid ayuda!!!



De los países nórdicos yo me quedo con la balada de FINLANDIA, "Blackbird" cantada por Norma John, aunque ya sabemos que Suecia en esto de Eurovisión son los subcampeones y cada año se trabajan su participación al máximo, así que Robin Bengtsson con su "I can't go on" al más puro estilo sueco quiere llevarse de nuevo el triunfo y empatar a victorias con Irlanda (7 veces).

En los países de la antigua órbita rusa destacan ARMENIA con su "Fly with me" cantada por Artsvik y ESTONIA, que podía ser la sorpresa escondida y conseguir su segundo triunfo con "Verona" de Kooit Toome (repetidor en Eurovisión ya que acudió en 1998 a Birminghan, cuando ganó Dana International) y Laura, integrante del grupo Vanilla Ninja que representó a Suiza en 2005 precisamente en Kiev, aunque es del país báltico.

En los Balcanes, nada destacable, a no ser la extravagancia del representante de Montenegro, Slavko Kalezic que cantará sin dejar indiferente a nadie una canción discotequera llamada "Space". Australia, en su tercera participación y después de quedar 2ª el año pasada, siendo la más votada del jurado, no parece que vaya a sorprender, pero seguro que garantizará una actuación de calidad porque el interés por demostrar su potencial está ahí. Y de los países llamados clásicos se le está dando mucho bombo a Bélgica con una joven de 17 años llamada Blanche que canta una canción muy moderna llamada "City lights" pero que puede ser el "bluf" de este año.

Pero la gran favorita y que está arrasando en apuestas, visionados de youtube, merchandising, redes sociales, etc., y que tiene a su país totalmente volcado con su representante y su canción, es ITALIA. No ha dejado indiferente a nadie y prácticamente todos los clubes de fans europeos le dan su "12 points". La verdad es que FRANCESCO GABBANI y su "Occidentali's Karma" puede convertirse el próximo sábado 13 en un auténtico bombazo a nivel internacional.

El vídeo lleva más de 107 millones de reproducciones en youtube y ya es la canción más oída de Eurovisión de la historia en esa web de vídeos (bien es verdad que hablamos desde hace unos 20 años que existirá youtube). La RAI se ha volcado con la promoción de la canción y país que pisa Francesco para cantar y bailar con su "mono" es una locura. Lo cierto es que tanto él como la canción crean un buen rollo que no es difícil decir que es la ganadora a priori. Hay ya parodias, bailes de grupo, actuaciones escolares, cambios de letra... "Occidentali's Karma" es una crítica al modo de vida occidental, pendiente de las nuevas tecnologías, de la banalidad, pero con un toque de humor extraordinario y eso, un buen rollo total. Ya ganó el conocidísimo Festival de San Remo, así que un triunfo en Eurovisión convertirán a esta canción en un himno y un éxito mundial. Os dejo el vídeo y ya me diréis también vuestra opinión.



En poco más de una semana tendremos un nuevo ganador o una nueva ganadora para el palmarés. Y lo que digo siempre. Cualquier canción que no esté aquí citada y llegue a puestos altos será una auténtica sorpresa. Mis votos, por supuesto, salvo desastres de última hora, irán para Italia y Portugal, deseando que sea uno de los dos países quien gane esta edición. Además, tendríamos cerca el destino de la sede de 2018, por lo que tendríamos que empezar a ahorrar para poder volver a vivir las emociones que genera este evento. Así que nada, hagan sus apuestas y ya nos veremos por aquí después del 13. ¡¡A DISFRUTAR!!